Telf:(+591)(3) 3353357
Email: info@nuevademocracia.org.bo
C/Velasco N° 700 Edif. La Riva Of. 301

Una (vieja) enfermedad sudamericana: el mercantilismo

Una (vieja) enfermedad sudamericana: el mercantilismo

Por: Christian Aramayo A.

 

Una de las motivaciones de Adam Smith para escribir sobre la Riqueza de las Naciones han sido los mercantilistas. ¿Quiénes eran los mercantilistas? Fuera de las consideraciones monetarias, los mercantilistas eran empresarios que, aliados con los gobernantes de turno, aprovechaban de sus vínculos políticos para que se aprueben normas que les beneficien de manera extraordinaria, con el tiempo estos negociados también fueron categorizados como capitalismo de amigos. Ello generaba incentivos para legislar políticas proteccionistas incluso con tendencias monopólicas -aunque de manera más frecuente oligopólicas- bajo el argumento de promover la producción nacional.

Lamentablemente para la historia económica latinoamericana, estas ideas fueron promovidas por influyentes pensadores latinos en el siglo XX, al punto que la sustitución de importaciones y el enfoque centro-periferia resultaron ralentizar los procesos de crecimiento económico de manera sorprendente, como ya bien lo advertía Smith dos siglos antes y como lamentablemente podemos observar con tristeza en Argentina. El crecimiento económico es una cuestión de confianza, se trata de reducir los costes de transacción (North: 2005).

Si bien hubo reformas de mercado en algunos países, solo progresaron con notoriedad aquellos que mantuvieron esas reformas abriéndose al mundo. Es sintomático que mientras el mundo debate cuestiones como la singularidad o el impacto de la cuarta revolución industrial, el encuentro de economistas de Bolivia promovido por el Banco Central plantea una cuestión superada hace décadas atrás: los efectos de la mediterraneidad en los países.

Volvamos a las reformas exitosas: fue condición necesaria tener actores políticos influyentes con un discurso de confianza y apertura. North nos sugiere en este sentido que las reformas perdurarán en el tiempo si las organizaciones políticas están interesadas en mantenerlas.

En la última década, hubo países como Perú que aprovecharon el contexto internacional para abrir su economía, mientras que aquellos donde se ignoró la ciencia económica están sufriendo los debacles típicos de los gobiernos con un Estado grande: déficit fiscal, baja productividad y principalmente oportunidades perdidas.

 

*La opinión del autor no constituye una posición oficial de la Fundación Nueva Democracia.

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Abril 2018 04:08